AVISO LEGAL | CONDICIONES | INFORMACIÓN | PUBLICIDAD | CONTACTO
Hoy es Domingo 27 de Mayo de 2018  |  

Fabricando Sendas – Opinión

 
 

Artículo de Opinión – Juan José Lajara Córcoles

lajaraEn el instituto conocí la canción de John Lennon, (Imagine) y me cautivó tanto, que su mensaje nunca he desobedecido. Representar imágenes en mi mente, para escribir mis novelas Sendas a Nutopía (1 y 2).

El mundo está cambiando de nuevo, lentamente, pero se percibe, se siente, se sabe.

Dentro de poco, nuestra forma de pensar, cambiará espero que para bien, que sea para siempre, aunque sea mucho tiempo.

Aunque el sol no salga siempre y venga sombra.

Y en esto decidí pensar en cómo se podría llegar a ese cambio, y que podría hacer el ser humano para convencer al prójimo o semejante, del cambio inminente, o para evitarlo si es negativo.

Imaginé un mundo surrealista, con seres humanos que vislumbran, que no hay cielo ni tierra, ni nada preestablecido en el mundo real.

¿Pero cómo se dejan convencer sin Dios ni el Diablo? No hay religión. Así de sencillo y complicado a la vez, con ánimo de alimentar hambrientos de fe.

Me explico. Tiene que haber una fuerza superior para llevar a cabo ese cometido. Tiene que existir el bien y el mal. El blanco y el negro.

Pues sí, ya tengo los malos, la propia naturaleza del ser humano, porque si escribo que es alguien físico, se acabaría con él y seriamos libres o presos.

Y han habido demasiados ejemplos.

Pero Lennon dijo que nada por qué morir ni nadie a quien matar. Así que en estas sendas conceptuales, no morirá nadie.

Pero entonces ¿Cómo haré para combatir con algo que no veo ni puedo matar?

Pues muy sencillo, haciendo que lo que nos cambia la mentalidad, sea algo interno, como he dicho antes, la propia naturaleza humana, reconocida, el razonamiento inofensivo, humano y cívico.

¿Y cómo escuchar esa voz interior?

Pues con el sonido del silencio, que revela pensamientos e ideas profundas, que ni siquiera sabemos que existen, pero están ahí escondidas en lo más hondo de nuestra mente, deseando salir.

Como el silencio que tenía cuando escuchaba Imagine. Me sacaba ideas que nunca hubiera sacado.

La voz de Lennon me parecía la voz de mi propia conciencia, la que me decía que imaginase, que no hay ni cielo ni tierra, ni nada que dure para siempre, no hay posesiones, no hay gula, ni malos pensamientos, ni avaricia, ni envidia por tanto, entonces…

Pues como en toda novela habrá un héroe y un villano por lo menos… ¿En esta novela cómo les podemos encontrar?

Pues primero diré y que sirva de adelanto, que Lennon fue un héroe en sí mismo.

imagine

Sin salir de la novela, el héroe que necesito debe ser un hombre libre de pensamiento, realista que vislumbre un mundo mejor, para sus hermanos.

Donde viva en paz.

Sus villanos los monos triunfadores, que adelanto, viven dentro de nuestras atribuladas mentes.

¿Y quién mejor con esas premisas para salvar al ser humano, que un utópico? ¿Dónde se encuentran?

En la República Independiente de Nutopía.

Como escribió Tomás Moro en su novela Utopía.

¿Pero cómo hago para poner dos mundos en uno?

Pues haciendo a las personas interiorizar, dentro reside ese mundo de racional, laborioso; al lado es quimérico, ideal y a veces, positivo, si no nos dejamos llevar. Elijamos y usemos pacíficamente, la fuerza mejor para lidiar y vencer, los sentimientos negativos.

Nos invaden, carcomen conciencia, nos vuelven marrones, grises y opacos. ¿Cómo se consigue?

Pues ante su astenia, nosotros tenemos el arte. La música amansa las fieras, nos divierte y entretiene, que no todo es guerra, revanchas y mentiras del pasado.

Leer relaja y escribir refleja tu interior. Te culturiza, te altiva el espíritu que debes mostrar y ofrecer al mundo, querido lector.

Serás recordado en pos de algo.

Es una forma de que el ser, en masa, se escuche, resucitando su espíritu imperecedero.

Libre y fuera del ataque de la negatividad. ¿Pero qué es la fuerza que vuelve al ser humano opaco, gris, triste y agresivo, frente a precariedad y hambre?

La indiferencia y esa triste apatía sentida, si escuchamos que no se les puede o no sabemos ayudar.

Por eso comparto con ustedes estos versos de la canción, para convenceros de identificarla.

Imagina una hermandad de hombres compartiendo el mundo. Esperando que algún día te unas a ellos y el mundo viva como uno.

Sin el ataque de los monos triunfadores.

 
 
 
Comparte esta noticia
 
 
Publicidad
 
 
Comentarios de Facebook
 
0 Comentarios

Tu puedes ser el primero en dejar un comentario..

 
Deja un Comentario
 

Nota: Al hacer uso de este servicio, el usuario afirma haber leido y aceptado las condiciones de uso. Los comentarios que por su contenido hagan caso omiso de la Asistencia Legal no están permitidos. Este website no se hace responsable de los comentarios y opiniones vertidos por los usuarios, siendo los mismos responsabilidad exclusiva de la persona que los publica. En el caso en el que se publique algún comentario que pueda herir la sensibilidad del internauta, rogamos que se pongan en contacto con nosotros en el email [email protected], detallando de qué mensaje se trata y las razones por las que considera que puede ser ofensivo y automáticamente procederemos a realizar la acción que creamos más conveniente en cada caso.




 
 

 
 
 
 

 
 

Copyright © El Eco de Jumilla. 2018, Todos los derechos reservados. | Aviso legal | Términos y condiciones | Información | Publicidad | Contacto  |  Desarrolla Clickche



Subir Arriba